Patricia Di Pietro

s/t - cerámica esmaltada - 24 x 12 x 12 cm

s/t - cerámica esmaltada - 24 x 12 x 12 cm

s/t - cerámica esmaltada - medidas variables

s/t - cerámica esmaltada - medidas variables

s/t de la serie

s/t de la serie "ordenar mundos - objeto - 46 x 53 x 8 cm

s/t de la serie

s/t de la serie "ordenar mundos" - objeto - 58 x 26 x 8 cm

s/t - cerámica esmaltada - 24 x 12 x 12 cm

s/t - cerámica esmaltada - 24 x 12 x 12 cm

de la serie Naturaleza Madre - acrílico sobre tela - 100x100cm,

de la serie Naturaleza Madre - acrílico sobre tela - 100x100cm,

de la serie Naturaleza Madre - acrílico s/tela - 100 x 130 cm

de la serie Naturaleza Madre - acrílico s/tela - 100 x 130 cm

“El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río;

es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego”

Jorge Luis Borges

Los días revelaban recuerdos que iban y venían como empujados por la marea. Fragmentos del pasado que bien flotaban en el agua o se agolpaban caótica y desordenadamente sobre la orilla a la espera de ser rescatados o devueltos al mar. Pero el mar no es el olvido, es la memoria, ese lugar profundo, infinito, temerario.

El tiempo deja su marca en huellas materiales que rescatamos, ordenamos, clasificamos y custodiamos, intentando preservar algo que se nos escapa. Por mucho esfuerzo que empeñemos en conservar estos vestigios del pasado, sólo nos recuerdan la inexorable condición de la existencia: la fragilidad.

Las obras que conforman esta muestra tienen su origen en cosas, “meras cosas” extraídas de formas de la naturaleza o útiles de la vida cotidiana que desposeídas de su color original, transformadas en su materialidad, diseccionadas de su espacio existencial, se exhiben en vitrinas o marcos que rememoran el formato de un museo o un gabinete de curiosidades. De ese modo, en el traslado de estos objetos de su horizonte de sentido al ámbito de la galería, la mera cosa es vehículo para ese “algo otro” al que refiere Heidegger; las obras hablan, develan su esencia, hacen presente la pregunta acerca del tiempo, refieren a ese hilo delgado que une presente con pasado, lo que somos con lo que vivimos y lo que recordamos.

No se trata de un simple ejercicio de nostalgia sino de un gesto poético que propone la utopía de  darle un nuevo orden al tiempo, como en una especie de sueño en el que, como señala Biemel, “el que duerme no está ligado al rígido decurso del tiempo, posee una fuerza mágica para ordenar las horas independientemente de su antes y su después, de ordenar los años y los mundos”.

 

Patricia Di Pietro.

Bio

Patricia Di Pietro Buenos Aires, 1970. Su trayectoria artística se caracteriza por el abordaje de diversas disciplinas. Participó de los talleres de teatro de Pompeyo Audivert y Lorenzo Quinteros. Su formación en fotografía comprende el paso por los talleres de Alberto Goldestein, Filiberto Mugnani y Eduardo Gil, desde 1994 hasta 2003. Entre 2004 y 2015 concurrió a talleres de ilustración, caligrafía, tejido experimental y bordado. En 2007 tuvo su primera exposición individual en Elsi del Río, donde además presentó su libro Bolero, que publicó con el apoyo del Fondo de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires En 2011 expuso la serie Naturaleza Madre, también en Elsi del Río. Desde 2012 se desempeña en la disciplina cerámica en los talleres de Pablo Insurralde, Claudia Toro y Sebastián Hernández. Entre 2013 y 2015 asistió a seminarios de Arte contemporáneo e Historia del Arte en el Museo Nacional de Bellas Artes con Elena Oliveras, Laura Batkis, Guadalupe Neves, Cecilia Fiel y Miguel Ángel Muñoz, entre otros. Actualmente cursa el cuarto año de la Licenciatura en Curaduría y Gestión de Arte.